Morata arriesgó y triunfó

By realcamisetas No comments
PARTIDO VUELTA OCTAVOS DE FINAL LIVERPOOL-ATLETICO ALEGRIAS TRAS EL GOL DE MORATA

Álvaro Morata sabía que no llegaba en las mejores condiciones posibles a Anfield. El delantero internacional era consciente de que si se tratara de otro partido, no se hubiese planteado estar sobre el terreno de juego, pero la cita era especial. Se trataba del encuentro más importante del año. Sus compañeros le necesitaban, su club le necesitaba y él quería estar. Quería ayudar y lograr junto al resto de la plantilla algo histórico.

El atacante viajó hasta la ciudad de los Beatles con un edema en los isquiotibiales y tanto él como los técnicos y los médicos sabían que saltar al verde le podría agravar la lesión. Había un riesgo, pero lo asumían. Era algo controlado y asumido después de analizar todas las situaciones posibles. El futbolista estaba predispuesto a jugar y los técnicos daban su visto bueno. Se sabía que no estaba para muchos más minutos de los que jugó y por ello se esperó al tramo final del encuentro para que abandonase el banquillo. También es cierto que al poco de saltar el campo su lesión empeoró, pero estaba estudiado para que aguantase algo menos de media hora y así fue. Como demostración, el hecho de que marca el gol 17 minutos después de ocupar el puesto de Joao Félix.

Se juega con los tiempos

Antes del partido del pasado miércoles, todas las partes analizaron la situación. Jugador, técnicos y médicos eran conscientes de que había muchas probabilidades de que se parara LaLiga, como así ha pasado, como consecuencia del coronavirus, y que además, había un parón de selecciones. Obviamente, días después, todo son incógnitas sobre la vuelta del fútbol.

Con estas cuentas realizadas, era momento de analizar la lesión que podría sufrir Morata en caso de saltar al verde. Se tomó el riesgo y finalmente, las pruebas a las que fue sometido ayer confirmaron que el delantero sufre una microrrotura en los isquiotibiales. Como consecuencia de ello, estará de baja durante las próximas tres semanas -tiempo en el que estará parado el fútbol continental-.

Jugada acertada

De esta forma, viendo todo lo ocurrido en el césped de Anfield y en las horas posteriores, no hay dudas de que la jugada fue un acierto. Álvaro Morata quería estar. Quería mostrar el compromiso que tiene con esta entidad, con el escudo que defiende y con la plantilla a la que pertenece. Sabía que era el encuentro más importante de la temporada y que le tocaba remar y por ello, no faltó.

Morata no sólo no estuvo comprometido, también fue clave en la victoria. Con una microrrotura en el isquio corrió la banda derecha para asistir a Llorente. Sólo llevaba tres minutos en el verde pero ya había tenido tiempo para lesionarse e iniciar una jugada de gol. Era una noche para estar en el terreno de juego que terminó con traca final. El tanto marcado en el último suspiro del choque fue una justicia deportiva.

Deja un comentario