Esto es el Atlético de Simeone: tres horas de juego creciéndose en inferioridad

By realcamisetas No comments

«Yo creo que si había un momento de clasificar a la Champions y cómo se clasificó, el mejor momento fue lo que pasó en el partido, porque esto somos nosotros: nos pegan y nos reinventamos; la pasamos mal y salimos para adelante; nos caemos y nos volvemos a levantar. Y siempre competimos. Y vamos a seguir compitiendo». Así disertó Simeone, tras el triunfo del pasado sábado frente al Betis, acerca del ADN competitivo que ha inculcado en el Atlético. No era para menos, pues a la tercera, el VAR había dado legalidad al gol de Diego Costa 17 minutos después de que ya estuviera con sólo 10 hombres sobre el verde por la expulsión de Mario Hermoso. El ejercicio de resistencia que completarían seguidamente los rojiblancos para defender el triunfo alargaría hasta los 33 el tiempo de inferioridad.

Sin embargo, no se trataba de la primera vez que el Atlético se agigantaba ante la adversidad en forma de expulsión. De hecho, a buen seguro que en el Emirates Stadium siguen recordándolo dos años después. Aquella noche, pilar de la última Europa League portada a las vitrinas, constituye el mayor paradigma. Ni ocho minutos habían pasado cuando Vrsaljko vería una roja directa, lo que desataría un ataque incesante del Arsenal, un gol de Lacazatte y una conmovedora actuación defensiva rojiblanca que acabarría teniendo premio en los instantes finales con una cabalgada de Griezmann que daba medio pase a la final.

No obstante, no precisa el Atlético del Cholo un envoltorio de tal enjundia para enseñar su alma indesmayable. La temporada pasada sin ir más lejos, con el objetivo ya cumplido y sin nada en juego, se sobrepondría en la última jornada a la expulsión de Correa a los cinco minutos del segundo tiempo y al 2-0 que campaba en el marcador con sendos tantos de Rodrigo y Sergio Camello que hacían las tablas.

Incluso hace dos campañas la competición había arrancado del mismo modo. El debutante Girona zarandeaba 2-0 al Atlético allá por el minuto 65 en que Griezmann se autoexpulsó con una simulación y una posterior protesta. Aún así, Correa y Giménez se rebelarían para que el asunto se cerrara en un 2-2.

Dicho de otro modo, ya son 180 minutos, tres horas de juego, en los que el Atlético se viene arriba después de quedarse en inferioridad. Y eso sin incluir dulces derrotas como la que siguió a la expulsión de Fernando Torres en el Camp Nou en los cuartos de Champions de 2016, cuando si bien los rojiblancos no lograron defender el 0-1, despacharon otros 56 minutos de oda a la resistencia para minimizar la derrota hasta el 2-1 que sería volteada una semana después en el Calderón.

Deja un comentario