Calma tensa con Oblak en el Atlético

By realcamisetas No comments

 

Una alerta que se dejó entrever durante aquella intervención del propio consejero del Atlético cuando pronunció una coletilla en la que dejaba abierta la posibilidad de que hubiera que reemplazar a algún jugador si antes de que comience el nuevo curso abonaba la cláusula de rescisión. No dio nombres, pero obviamente, en la mente de todos aparecía la figura de Oblak, que por su parte, nunca ha ocultado que le preocupa mucho más la importancia de los proyectos que el precio que marque su libertad. Ya por abril de 2019, en el momento en que firmó su renovación hasta 2023, dejó claro que el cumplimiento de su contrato iba a estar ligado a que la competitividad del equipo no se viera resentida ni un ápice.

De hecho, su despedida a través de las redes sociales unos días después de caer eliminado en la Champions, ya en frío, resultó de todo menos tranquilizadora. El portero, que justo antes de volar a Lisboa ya había manifestado que se había alcanzado el objetivo del club de acabar tercero en LaLiga pero que personalmente no le saciaba al haber comenzado el curso con la idea de que el equipo podía aspirar a más, escribió un mensaje con un final inquietante: «Una temporada intensa y complicada. Trabajamos para conseguir clasificarnos para la Champions una vez más y disfrutar de partidos como el de Anfield, aunque al final no pudimos cumplir con nuestras ambiciones y daros alguna alegría. Ahora toca descansar y reflexionar. Un abrazo a todos».

Más que nada, porque esa invitación a la reflexión también daba continuidad a su intención de aparcar hasta el final de la Champions el interés del Chelsea que día sí y día también se anunciaba desde Inglaterra. De ahí que el club londinense pasara a convertirse en una amenaza latente desde entonces.

No obstante, la situación actual del mercado, en el que no se prevén transacciones millonarias ni se atisban demasiados clubes con la capacidad económica suficiente como para hacer frente a los 120 millones de su cláusula de rescisión (en el Atlético no hay ninguna intención de entrar en ninguna negociación por el portero) juega a favor de la entidad del Metropolitano. Una postura que también se hace extensiva a Giménez, con idéntico precio de salida y también vinculado a los grandes de la Premier, si bien en su caso no existen señales de descontento.

En este sentido, en el Atlético se entiende que quizás en otro verano el panorama habría sido más desalentador, pero el estado de crisis generalizado en el mundo en general y en el fútbol en particular lleva a una relativa tranquilidad que, eso sí, no será plena hasta el 5 de octubre, cuando se cierre definitivamente el plazo para hacer fichajes.

Deja un comentario