Costa y el eterno retorno

By realcamisetas No comments

La relación Diego Costa-Atlético de Madrid sólo puede entenderse en clave emocional. Ni contigo, ni sin ti. Los números del hispano-brasileño en su última etapa de rojiblanco están lejísimos de los que se esperaban cuando se negó a incorporarse al Chelsea y desafió a Conte desde su Lagarto natal. Nadie puede negar que hizo todo lo que estaba en su mano para regresar, se nos olvida incluso que también hizo lo que estuvo en su mano para emprender el viaje contrario años antes. Todo quedó perdonado.

No fueron fáciles sus inicios como colchonero. Infinidad de cesiones, un traspaso abortado tras una grave lesión, suplencias… Hasta ganarse el corazón de una afición que ya le adoraba antes de ser decisivo en aquella Copa del Bernabéu y el posterior título de Liga la temporada siguiente (27 goles en su mochila). Y de golpe, adiós. Tres años en Londres en los que no se le olvidó golear por mucho que no fuese feliz. Varios amagos de regreso hasta el ya famoso verano de 2017. Tuvo que esperar a enero para debutar, el Atlético no podía inscribir jugadores en el mercado de verano sancionado por vete tú a saber qué tejemanejes. Y bien que debutó en Liga: gol y expulsión. ‘Costa is back’. Ni por asomo se ha visto al mejor Costa. Pero volvió a ser decisivo en los dos últimos títulos rojiblancos. Gol para eliminar al Arsenal en semis de la Europa League y doblete para regalar una de las mejores noches de verano en la lejana Tallin. La de Nueva York tampoco se queda atrás, aunque dijeran que ‘sólo’ era un amistoso.

Han pasado muchos meses ya desde aquel reestreno frente al Getafe con abrazo a su grada incluido y desde entonces el aficionado rojiblanco vive esperando la mejor versión del 19. Aquella que se fue. La misma que sigue esperando ciegamente su entrenador, convencido de que el mejor Costa es insustituible. No sabremos si es fe. Si es nostalgia de otro tiempo. Si es la convicción del eterno retorno, que todo volverá a ser como antes una vez que todo arda. Pero en ésas seguimos cada vez que comienza un nuevo curso. Confiando ciegamente. Cualquier detalle nos evoca al pasado. Un gol, una pelea, un desmarque… Incluso ahora que podría volver a salir, queda la duda de «¿y si vuelve el mejor Costa?». En una semana sabremos si volvemos a empezar o se acaba para siempre el viaje del eterno retorno.

PD. Lo del partido del Granada tenía fácil análisis. «Ya le hemos dicho mil veces a Simeone cómo tiene que jugar. Ya era hora de que hiciese caso».

Deja un comentario