El Atlético tiene un Ángel… y un diablo

By realcamisetas No comments

En verano de 2019 Ángel Correa tenía firmada su marcha del Atlético. El Milan le había convencido con un contrato de muchos ceros y la promesa de ser el referente que en Madrid, de rojiblanco, no terminaba de ser cinco años después de su llegada. El propio runrún de su gente habia alcanzado un tono ensordecedor tras un penalti cometido en Turín que costó una eliminación de Champions. Finalmente, los italianos quisieron bajar el precio acordado en primera instancia y el acuerdo saltó por los aires. Correa se quedaba en el Atlético.

En ese mismo verano de 2019 Yannick Carrasco penaba su decisión de marcharse a China en plena madurez de su carrera. El belga buscaba la salida de su ‘retiro’ de la élite y buscó el regreso a un Atlético donde ya había demostrado que podía ser alguien de primerísimo nivel… aunque su falta de madurez y un carácter que él mismo ha confesado que era complicado le costaron su salida tras no pocos problemas en el vestuario. Entonces no pudo ser y siguió en China…. pero la siguiente ventana de fichajes se cumplió su sueño de regresar a vestir la rojiblanca.

En verano de 2019 Ángel Correa tenía firmada su marcha del Atlético. El Milan le había convencido con un contrato de muchos ceros y la promesa de ser el referente que en Madrid, de rojiblanco, no terminaba de ser cinco años después de su llegada. El propio runrún de su gente habia alcanzado un tono ensordecedor tras un penalti cometido en Turín que costó una eliminación de Champions. Finalmente, los italianos quisieron bajar el precio acordado en primera instancia y el acuerdo saltó por los aires. Correa se quedaba en el Atlético.

En ese mismo verano de 2019 Yannick Carrasco penaba su decisión de marcharse a China en plena madurez de su carrera. El belga buscaba la salida de su ‘retiro’ de la élite y buscó el regreso a un Atlético donde ya había demostrado que podía ser alguien de primerísimo nivel… aunque su falta de madurez y un carácter que él mismo ha confesado que era complicado le costaron su salida tras no pocos problemas en el vestuario. Entonces no pudo ser y siguió en China…. pero la siguiente ventana de fichajes se cumplió su sueño de regresar a vestir la rojiblanca.

Casi dos años después ambos se han convertido en dos de las banderas rojiblancas para ganar esta Liga. En el momento más difícil, cuando otros han visto como les temblaban las piernas el Atlético ha tenido su Ángel y… su propio diablo. Dos futbolistas que, sin ir más lejos, pusieron su rúbrica en los dos tantos ante la Real Sociedad para abrochar un triunfo que bien podría valer una Liga.

No son estos dos goles, ni mucho menos, las únicas aportaciones de dos jugadores, escrito quedó, a los que se ha agarrado Simeone cuando la sucesión de empates y derrotas provocaron que se evaporara buena parte de la renta ganada en una primera vuelta inmaculada. Por si faltaban pocos problemas Luis Suárez, el hombre gol, se lesionaba antes del Betis y ahí fue el momento en el que el Atlético se agarró a ellos (también a Marcos Llorente) para volar hacia un título que ya acaricia.

Empecemos por Correa, quizá el jugador instalado en una montaña rusa que le lleva a acabar roto ante el Betis y con un abrazo de consuelo de Simeone a ser fundamental con sus tantos a Eibar, dos, Huesca y Real Sociedad. Cuatro goles que elevan a ocho sus dianas en esta Liga. Por si fuera poco, el 10 suma otras tantas asistencias para convertirse en una de las claves de la actual situación del Atlético.

Sigamos por Carrasco, que casi calca los números de Correa en LaLiga (seis tantos, ocho asistencias) con un sprint final brutal en cuanto a incidencia en los últimos puntos sumados. Empezó como un tiro con su gol al Barça en el Metropolitano, pegó un bajón en buena medida por el Covid y ha acabado siendo decisivo con tantos ante Betis, Eibar, Huesca y Real Sociedad. Por si fuera poco, ha participado dando cuatro regalos a sus compañeros en los siete últimos duelos. Un auténtico elemento desestabilizador.

Mientras Suárez ha dimitido de su idilio con el gol y no hay noticias de Joao Félix han sido ellos, desde el Villamarín, los que han tirado del carro goleador. Son el Ángel y el diablo (en su caso, rojo, de la selección belga) a los que se ha agarrado a un Atlético que tiene LaLiga a tiro, una Liga que en buena medida tendrá a Correa y Carrasco como protagonistas.

Deja un comentario