Un Atlético de jugones

By realcamisetas No comments

Oblak, Savic, Giménez, Hermoso y Kondogbia. Esos son los hombres de corte defensivo que alineó el Cholo frente al Celta. Siempre que consideremos a Kondogbia defensivo, puesto que fue el futbolista rojiblanco que más regates realizó durante el encuentro. Es costumbre creer que el Atlético de Simeone está reñido con el talento. Nada más lejos de la realidad. Durante la ya longeva etapa del argentino a los mandos de la nave rojiblanca, se le ha tildado siempre de despreciar a los jugadores de calidad. El afán del míster por potenciar lo colectivo por encima de lo individual ha sido siempre un arma arrojadiza contra él. En el Atleti de Simeone es complicado jugar sin talento. Es cierto que más complicado es hacerlo sin trabajo. Pero trabajo y talento no tienen que ir separados.

Llorente y Saúl de carrileros, Koke y Lemar de interiores, y Correa y Carrasco de puntas de lanza. Esos son los seis futbolistas en los que se sustentó el juego rojiblanco el domingo frente al Celta. No es algo nuevo. En los primeros años del Cholo al frente llegaron a coincidir sobre el terreno de juego Arda, Adrián, Diego Ribas, Koke, Falcao… Sin irse tan lejos en el tiempo, Correa, Joao Félix, Lemar, Griezmann… futbolistas de corte claramente ofensivo, vieron como para hacerse un hueco en el once tenían que partir desde posiciones de centrocampista en banda. Desde el curso pasado, los rojiblancos alternan sus puestos sobre el césped aprovechando la capacidad de asociarse con el balón. Todo esto, sin perder el orden defensivo que les llevó una vez más a ser el equipo menos goleado.

Volviendo al domingo, el Atlético salió al terreno de juego con Kondogbia como único centrocampista de corte defensivo. El resto, todo jugadores con clara vocación ofensiva. La presencia de Marcos Llorente y Saúl en los carriles permitió a los rojiblancos adueñarse del centro del campo. El despliegue físico de ambos fue de gran ayuda para los otros tres medios debido a las fechas de temporada en las que nos encontramos. El Atlético tuvo clara superioridad en esa zona del campo al llegar a juntar hasta cinco futbolistas. Correa Carrasco prácticamente solo tenían que preocuparse de lanzar la primera línea de presión a la hora de defender y de ocupar los espacios para atacar. El argentino por dentro y al belga a la espalda. Siete futbolistas para asociarse con el balón.

Si hay un futbolista clave en todo este proceso en la medular rojiblanca ese es Thomas Lemar. El futbolista francés, que sus primeros años partía más escorado a la banda y apenas tenía incidencia en el juego, se ha convertido en el jugador por el que pasan practicamente todos los balones de ataque de los del Cholo. Cada intervención del francés en el juego suele mejorar la jugada. No es un futbolista vistoso en cuanto a sus cifras de goles y asistencias pero sí es clave en el estilo que ha adoptado el equipo con la pelota. Arda, Diego Ribas… Eran futbolistas que desde la banda generaban sociedades con dos laterales como Filipe y Juanfran con clara vocación ofensiva. Lemar ha necesitado ubicarse por dentro con la presencia de los carrileros protegiéndolo para poder mostrar todo su talento. La confianza del Cholo y la perseverancia del francés han traído la mejor versión del 11 rojiblanco.

Sólo hay que ver el perfil de los futbolistas que forman la plantilla del Atlético y no jugaron de inicio en Balaídos para desterrar cualquier duda sobre el estilo del equipo: Trippier, Lodi, De Paul, Herrera, Joao Félix, Luis Suárez…. Trabajo y orden, pero con talento.

Deja un comentario