Koke busca ser otro capitán eterno

By realcamisetas No comments

Cuando Koke se hizo con la titularidad en el Atlético el brazalete era propiedad de Antonio López. Canterano como él, el lateral zurdo fue el hombre que levantó al cielo de Bucarest el primer título del 6 como rojiblanco. El de Benidorm había sido uno de los futbolistas más importantes de los últimos años, pero en ese momento empezaba a dar el relevo al que ha sido quizá el capitán más influyente de los de Simeone en la última década.

Hablamos, claro, de Gabi.Con el 14 a la espalda triunfó y se convirtió en fundamental tras tener que emigrar a Zaragoza en busca de los minutos que se le negaban en su casa. No tardó en hacerse con el puesto, en ganar en importancia sobre el césped y en liderar el vestuario de la mejor versión del Atlético de Simeone. Primero, acabando con 14 años sin ganar derbis en la final de Copa de 2013 en el mismísimo Bernabéu. Después, con LaLiga conquistada en 2014 casi dos décadas después del Doblete. Acarició levantar la orejona en Lisboa y Milán, pero en su última final continental dejó un detallazo de líder y gran capitán.

Aquel día, conocida la marcha de Fernando Torres, dejó que el eterno Niño levantara la Europa League que se convertía en su primer título como rojiblanco tras ganarlo todo con Liverpool,Chelsea y la selección española. Aquel día cumplió un sueño que hoy alimenta de cara a la Supercopa (su primera final como capitán) el mismo Koke que pedía fotos a Torres cuando era un canterano que daba sus primeros pasos en el Atlético.

Se marchó Gabi y dejó el brazalete a otro de los líderes de la era Simeone. Godín lo estrenó de forma oficial en Tallin en una Supercopa de Europa que acabó levantando tras remontar al Madrid y tumbarle en la prórroga.El Faraón no pudo hacerlo más veces en la única temporada como líder del vestuario, pero fue preparando el terreno a un Koke que sueña que Arabia pueda ser el lugar donde se culmine su imparable evolución por todas las categorías inferiores… hasta convertirse en otro capitán eterno.

Deja un comentario